25 agosto, 2011

VISITEO PERMANENTE

- Apuntes de la enseñanza de Ruthmini – 3-11-07
¿Cómo traer a las personas al retiro de evangelización?
La iglesia tiene que preparar a las personas. Que la gente llegue informada, motivada, convertida. Es necesario mi testimonio de vida permanente, una misión intensiva una vez al año y la visita domiciliaria. Estamos en permanente estado de misión.

Primero hay que dividir la parroquia en porciones más pequeñas para atender a la gente más de cerca y más eficientemente. Para atenderlas en forma individualizada, de a uno por vez.

Estamos viviendo la parábola de la oveja perdida al revés. Hay una adentro y noventa y nueve fuera del corral. La mayoría de los bautizados no asiste a la Eucaristía. Es triste pero es una realidad. La mínima parte de la gente está comprometida.
Hay una necesidad imperiosa de salir por nuestros hermanos. El mandato, a partir del documento de Aparecida se ha convertido en el gran desafío de ser apóstoles y misioneros. Pero para serlo, tenemos que comenzar por ser discípulos.
El n° 372 del documento dice:
“Teniendo en cuenta las dimensiones de nuestras parroquias, es aconsejable la sectorización en unidades territoriales más pequeñas, con equipos propios de animación y coordinación que permitan una mayor proximidad a las personas y grupos que viven en el territorio. Es recomendable que los agentes misioneros promuevan la creación de comunidades de familias que fomenten la puesta en común de su fe cristiana y las respuestas a los problemas. Reconocemos como un fenómeno importante de nuestro tiempo la aparición y difusión de diversas formas de voluntariado misionero que se ocupan de una pluralidad de servicios....
No se trata sólo de estrategias para procurar éxitos pastorales, sino de la fidelidad en la imitación del Maestro, siempre cercano, accesible, disponible para todos, deseoso de comunicar vida en cada rincón de la tierra”

Sectorización en unidades territoriales más pequeñas con un responsable pastoral de sector, Sub-sectores y visitadores para poder llegar a todas las familias de ese sector.
Parroquias en permanente estado de misión. Es un proceso constante de renovación misionera.
Sectores y ministerios. La estructura es diferente.
Todos los evangelizados se convierten en visitadores para visitar y acompañar permanentemente a 10 familias. Visitar por lo menos dos familias por semana.

Función del visiteo – Tarea concreta a realizar.
Todo visitador debe estar evangelizado. Haber hecho la experiencia del Cristo vivo. Estar firme en su fe, para que no lo mueva nada. Transmitir su propia experiencia de vida de fe. Dar el diezmo de su tiempo laboral. El visiteo es la clave de todo el proceso. El responsable de sector determina las familias.


Se empieza por orar con dirección exacta, nombre y apellido. Las visitas se hacen de a uno. Al principio, si el visitador no se anima, puede ir acompañado por un hermanito.
Las personas de tercera edad tienen la ventaja de que les abren las puertas más fácilmente, para los jóvenes es más difícil.

Primero:
- Presentarse: vengo de la Parroquia …, me envía el padre..., estamos tratando de formar una comunidad en la Parroquia.

- Si no nos abren, vamos a orar en la puerta por esa familia. No es un trabajo para poco tiempo, sino un trabajo permanente. Es aconsejable llevar alguna identificación, signos católicos. (crucifijo, rosarios colgados, identificación de la Parroquia) Que se note que somos católicos.

Segundo:
- Establecer una relación cordial con cada familia. Es todo un proceso que no se hace de la noche a la mañana. A veces puede ayudar repartir algún folleto o material esto puede tener buenos resultados como también malos. No importa el material en sí, solamente es un medio y no un fin.
- La relación debe ser personal.

Tercero:
- ¿Cada cuánto se visita a la familia?
Se la visita durante toda la vida, hasta cuando me muera. La gente va cambiando, se presentan situaciones dolorosas. Permanentemente los acompañamos en todas sus penas.
La duración de la visita puede variar. A veces es más larga o más corta. Es personalizada para que el visitado vaya descubriendo el rostro de Jesús a través de ese visitador. Esto no lo podemos garantizar con un folleto debajo de la puerta.
Los miembros de la familia son muchos. Las personas se van abriendo de a poco. Cuando consigo que una persona se abra, no la suelto más. Hay que continuar acompañando a la familia.
Cuando ocurre una crisis familiar: te estoy apoyando. Cuenta conmigo, aquí tienes mi hombro para llorar. Estás atenta a las necesidades de cada familia
Si no te reciben, tratas de intentar en otro horario, otro día. Buscas la manera de llegar cuando esté algún otro miembro de la familia.

- ¿Qué pasa cuando son de otra religión?
También los visitamos. Yo sé que eres de otra religión, pero podemos ser hermanos. Cuenta con nosotros. Ayudarlos con la bolsa de trabajo, en caso de necesidad con bolsa de alimentos. Respetar sus creencias, y establecer lazos fraternales.

Nuestra meta, que se inicia con la Evangelización es la de llegar a ser santos, hermanos y apóstoles. La pastoral está al servicio de la santidad. Debemos poner las estructuras para llevar a las personas a la santidad.

Ir a todos, dar todo. Tenemos la responsabilidad de cumplir el plan de Jesús.

Las Parroquias son el lugar donde se dan los sacramentos. Los Ministerios pueden llegar a convertirse en grupitos con distintos proyectos personales y con eso creo que estoy viviendo la vida cristiana por completo. “Yo estudio Biblia, y no necesito nada más” ¿De qué me sirve estudiarla, si no la vivo? Nunca la bajo al corazón, y menos aún a la vida.

Son importantes las obras de caridad. Cómo visito.
El Señor me va a preguntar ¿Cuánto amaste?

Las obras de caridad se tienen que notar. Es un signo que habla de mi identidad de discípulo del Señor, del amor que nos tenemos unos a otros, como El nos ha amado.
Debemos negarnos a nosotros mismos, cargar con nuestra cruz y seguirlo.
Somos enviados del Señor para mostrar el amor de Dios. Somos canal del amor de Dios. Que la gente descubra el amor de Dios a través de nuestra persona.

A veces los católicos damos un anti-testimonio. Si queremos ser auténticos discípulos y misioneros de Jesús es indispensable la conversión personal.

Debemos ponernos en oración. Te entrego esta familia con todas sus situaciones, permíteme ser canal, instrumento para que te conozcan.

A veces no hay mucho por hacer. Solo consolar. Estamos viviendo en un mundo individualista. Mientras yo esté bien los demás no me importan. La gracia va a venir de Dios. El equipo indispensable para el visitador es el Espíritu Santo.

El visitador no debe olvidar que es un enviado, que representa a la Iglesia de Dios, que es instrumento de Dios. Debe cuidar cómo se viste, cómo habla.
Debe tener una preparación espiritual permanente, interceder por esta familia.

Tenemos que visitar y el Espíritu Santo nos va a iluminar para ir dando respuestas. El problema no lo resuelvo yo. En el Consejo entre todos se buscarán las soluciones.
¿Qué podemos hacer por esta familia?

El visitador brinda un servicio y registra todo lo referente a la familia visitada en un cuaderno. (no lleva consigo el cuaderno cuando va a visitar. Cuando termina la visita puede tomar algunas notas en un papel y las pasa luego en su casa al cuaderno.¡Sería terrible olvidar el cuaderno en casa de algún vecino!). Esto es importante para que la historia quede registrada. A veces hay que cambiar de visitador por alguna razón y de esta forma no se pierde información valiosa.

El visitador tiene tres tareas:
- General a todos – Información para conocimiento. Conforme va ganando la confianza de las personas, va completando la información. Hacer conocer a la Parroquia las necesidades concretas de cada uno. Si hay niños, tratar de lograr que los manden a catequesis. El visitador sabe de los nacimientos, cuando hay que bautizar a un bebé. ¿Oye, has pensado que estaría muy bien que tú y los padrinos tuvieran un encuentro con Jesús en el Retiro de Evangelización?, Invitarlos a casa abierta.Darles a conocer los programas litúrgicos. Religiosidad popular, ver el tema de los amuletos. Con discreción si vemos algún amuleto hacer algún comentario con prudencia y respeto. Si vemos por ejemplo en un altarcito a Cristo y a Buda.Acción social: llegar al más necesitado. A veces van a pedir a las parroquias cuando no tienen tanta necesidad. El que define quién necesita una canasta básica es quien visita. Esta no debe ser permanente.Los Misioneros de la Caridad, formados por la Madre Teresa de Calcuta. "Una vez uno de ellos me dijo: - No crees tú que el P. Alfonso y la Madre Teresa ya se encontraron y los dos están haciendo de las suyas?" Como sacerdotes los Misioneros de la Caridad tienen un horizonte más amplio. Todo lo hacen a través de las visitas domiciliarias casa por casa. Uno de ellos estuvo varios meses en la Parroquia para aprender el visiteo

- Y también la tarea es misionera y discipuladora, llegado el caso.

El visiteo es la base de todo. Aquí está el nudo del asunto. El 95% del proyecto, el 5% restante se realiza en el Templo y sus instalaciones.

Con respecto a la acción social el Padre Alfonso ha adoptado el sistema del Santo Cura, es decir dar ayuda asistencial de urgencia y a cambio de algún trabajo comunitario, poniendo más el acento en lo promocional y micro-estructural.

El P. Gary de los Misioneros de la Caridad se mostró muy interesado por esta propuesta y dijo que habían estado dando alimento durante 13 años y siempre eran los mismos. Hay que ayudarles a conseguir empleo para no mantenerlos de por vida.

Invitó a Ruthmini a Roma para dar un curso a todos los diáconos que iban a ser destinados a diferentes países y también se le pidió que expusiera la forma de encarar la ayuda social.
Los Misioneros de la Caridad se dedican a estar con los hermanos, visitar a los enfermos, alimentar a los necesitados, estar pendientes de los niños, de los jóvenes. Obras de caridad organizadas para todas las familias del radio parroquial.

Tarea misionera con los no-evangelizados. Visiteo permanente. La misión me abre la puerta y en el visiteo no doy el anuncio completo, sino poquito a poco, a medida que voy ganando confianza.

¿Para qué ponemos casas si no estamos visitando? Esto es una cadena con muchos eslabones. Necesitamos llegar a todas las personas, acompañar a la gente.

Una misma persona está cuidada por muchos: el visitador, el coordinador de la casa abierta, el jefe de sector, el párroco.

El visitador tiene que ver qué fue lo que pasó si alguien deja de ir a una casa abierta, o a una comunidad. ¿Hubo problemas en la comunidad? Entre todos los responsables ver de darle remedio y empezar nuevamente a acompañar a esa persona para que descubra la importancia de encontrarse con el Señor.

¿Cómo te sientes? ¿Te integras? ¿Participas constructivamente, la catequesis te queda clara? ¿Has entendido que es para vivirla?

El testimonio de una señora hizo que se evangelizara toda la familia. Era una persona de carácter muy difícil que peleaba con todo el mundo. Cuando salió del Retiro, fue a tocarles el timbre a sus vecinos para pedirles disculpas.

También el visitador tiene que chequear el área del compromiso apostólico: ¿qué haces? ¿qué te parece si me acompañas a visitar?
En cuanto a la aportación económica, no le corresponde al visitador más que motivar.

Discipulado personal: ¿te está sirviendo? ¿te está haciendo crecer?

Como ven el visitador no puede limitarse simplemente a distribuir un folleto de las fiestas patronales y otro folleto en adviento.

Tiene una tarea muy importante por delante, que va dando a su vez tarea a los distintos ministerios: necesitados, enfermos, jóvenes.

Cada familia puede necesitar de muchos ministerios que trabajen corporativamente:
Pastoral de conjunto

En general los ministerios no se relacionan entre sí y funcionan en forma autónoma y así no pueden funcionar bien. La gente prefiere estar en un ministerio antes que ir a visitar.

Quienes se ocupan de la catequesis de niños, visitan a los padres de los niño, y quienes están en la pastoral de los enfermos, visitan a los enfermos.

Es necesario que todo el mundo entienda que la base de todo está en el visiteo. Lo pide la Iglesia y urgentemente. Es un desafío, un reto. Para esto es necesario que haya un proceso de conversión que se pase de Parroquias de consumición a Parroquias de gente completamente evangelizada.

Integrar todos los grupos sin ser forzados. Ponerse al servicio de toda la Iglesia.

El Movimiento Familiar Cristiano por ejemplo, sería ideal para el ministerio de las familias. Bendito sea Dios que conocen tanto del tema, que lo pongan al servicio de la parroquia para se planifique y se comience a trabajar desde la parroquia.

Con respecto a los jóvenes, hay que utilizar la imaginación. Conciertos de evangelización, por ejemplo, Evangelizashows. Teatro, representaciones, invitar a un campamento para jóvenes y aprovechar para dar el anuncio

6 comentarios:

Anónimo dijo...

GRACIAS POR ACLARARME LA FORMA COMO SE DEBE IR EJECUTANDO EL VISITEO INTEGRAL PERMANENTE.

MUY BUENO TAMBIÉN DEBERÍA DE HABER ENCUENTROS PARA COMPARTIR EXPERIENCIAS PARROQUIALES.

Anónimo dijo...

GRACIAS POR ACLARARME LA FORMA COMO SE DEBE IR EJECUTANDO EL VISITEO INTEGRAL PERMANENTE.

MUY BUENO TAMBIÉN DEBERÍA DE HABER ENCUENTROS PARA COMPARTIR EXPERIENCIAS PARROQUIALES.

Anónimo dijo...

No concuerdo con esta propuesta. Me parece irresponsable. Una visión de la realidad soberbia que cree que la visión católica es la dominante y a la cual todos tienen que acordar.

Por ejemplo... ¿Y qué tal que los católicos somos los que tenemos que recibir la caridad de los no católicos?
Y además del Espíritu Santo y la inflamada piedad del visitador ¿Qué preparación requiere?
¿Y si los que visita son univeristarios y profesionistas, cómo responde quien no tiene ese nivel de estudios a las inquietudes de esas personas?

Maria Madre del Redentor dijo...

Tratamos de corresponder al mandato de Cristo de ir a todos, a anunciar el Evangelio.
Desde nuestra experiencia, el anuncio del misionero que va a la gente del barrio, es hecho sin ánimo de proselitismo. A esos fines el misionero es preparado para anunciar el kerigma, respetando los tiempos y la fe del prójimo, sin entrar en controversias. Y es fructífero a dos puntas, porque también el misionero es misionado por la Gracia de Dios que actúa en la persona que se va a misionar o a visitar.

Anónimo dijo...

Creo que en esta respuesta de "Maria Madre del Redentor" se da un gran paso adelante.
El verdadero misionado es el que sale a la búsqueda. Sin embargo, en esta óptica, realmente no creo que no exista un afán proselitista. Si se quiero orar por el vecino, bien lo puedes hacer desde tu propia mesa o en el templo. ¡A qué sales, para qué oras en la puerta del vecino. ¿y si él no quiere que reces en su puerta? ¿por qué se lo impones?

Dejo el apunte: ¿cómo nos misionamos primero?

Maria Madre del Redentor dijo...

Sería una falta de respeto tratar de rezar en la puerta del vecino en contra de su voluntad. Se trata de oración personal, que cualquiera puede realizar sin enterar ni molestar al vecino.
Salimos por mandato de Jesucristo, apuntando a los católicos.
Pero como dice la nota- ¿Qué pasa cuando son de otra religión?
También los visitamos. Yo sé que eres de otra religión, pero podemos ser hermanos. Cuenta con nosotros. Ayudarlos con la bolsa de trabajo, en caso de necesidad con bolsa de alimentos. Respetar sus creencias, y establecer lazos fraternales.